¿Qué medimos en cultura?

Uno de los mayores desafíos para la medición en el ámbito cultural refiere a la propia limitación de los datos, tanto desde la perspectiva de la accesibilidad como a la validez y confiabilidad de los mismos, así como a la existencia de sesgos que en algunos casos limitan la interpretación de los sectores analizados.

Esta situación, que complejiza y dificulta la medición en cada país, se vuelve aún más ardua cuando tratamos de homologar y estandarizar categorías de nivel internacional. Con el propósito de minimizar la distancia entre los distintos marcos de medición, el Instituto de Estadísticas de la Unesco (UIS, por sus siglas en inglés) realiza esfuerzos permanentes, junto a los países miembros, para obtener estadísticas culturales comparables, cuyos datos permitan reflejar las dimensiones sociales y económicas de la cultura, reconociendo que la porción de las expresiones y prácticas medibles es pequeña, tal como lo grafica el «modelo de iceberg» en la cultura.

La gráfica siguiente describe tres niveles de acercamiento a la cultura. El nivel superior —el más pequeño— es la parte observable y medible, la cultura manifiesta, constituida por las acciones concretas y materiales del quehacer cultural; los dos niveles inferiores, ocultos de la observación directa, no logran ser captados para fines estadísticos, fundamentalmente porque representan intangibles culturales, como las costumbres, los rituales, los mitos y los valores.

 
El Modelo de Iceberg en la Cultura: el 90% de la cultura está por debajo de la superficie
Fuente: Taller de Formación en Estadísticas Culturales para América Latina: Los desafíos de la medición de la cultura. Unesco.

 

De esta forma, y tomando en cuenta la complejidad del objeto de estudio, la reflexión colectiva convocada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) en el 2010 permitió identificar los límites de lo medible —muchas veces difusos—, lo que dio como resultado la publicación del Marco de Estadísticas Culturales. Chile 2012 (MEC Chile 2012).1 El texto recoge el debate sostenido en torno al tema y elabora una propuesta de instrumento de medición, a partir del cual emerge el conjunto de dominios y categorías que permiten organizar la información disponible en relación a la cultura. A continuación, y con la finalidad de entregar una base conceptual a la organización de la publicación Estadísticas Culturales. Informe Anual se describen dos dimensiones centrales de la herramienta: el dominio cultural y el ciclo cultural.